Dos copas de vino al día ayudan a quemar grasa

0
1782

Las sustancias químicas que lo hacen posible y cómo funcionan, según varios estudios científicos

Buenas noticias para los amantes del vino: beber dos copas al día ayuda a quemar grasa, según asegura un estudio del Harvard Medical School, en la línea de lo publicado anteriormente por la Universidad Estatal de Washington, y la Universidad de Alberta (Canadá).

Que la bebida predilecta del dios Baco aporta diferentes beneficios para la salud, siempre que no se consuma en exceso, no es sorpresa y menos en un país como España donde la cultura vinícola está tan extendida.

Estudiaron el comportamiento de 20.000 mujeres en 13 años y encontraron una relación directa entre consumo moderado de alcohol y prevención de la obesidad”

Este informe relaciona directamente el consumo moderado de algunos alcoholes con la prevención de la obesidad a largo plazo.

Tras estudiar a 19.220 mujeres de diferentes edades, hábitos de vida, alimentación y estado médico durante 12,9 años, el Harvard Medical School concluye -tras aislar el resto de variables- que el consumo de unos 30 gramos de alcohol al día (dos cervezas, o dos copas de vino) tiene una relación directa en la reducción del riesgo relativo a desarrollar sobrepeso y obesidad en el periodo de tiempo analizado (ver el gráfico más abajo).

Cómo ayuda el vino a quemar grasa

“Diferentes estudios científicos han corroborado los beneficios que se atribuían al consumo moderado (250 ml/día) en la dieta mediterránea delvino tinto”, explica a LaVanguardia.com la nutricionista Sara Antolín: “Tales como prevenir enfermedades cardiovasculares, reducir el colesterol ‘malo’ (LDL) y aumentar el ‘bueno’ (HDL), favorecer la circulación sanguínea o prevenir la aparición de arteriosclerosis, puesto que ayuda en la formación de ácido nítrico”. Algo que, añade, “es una sustancia fundamental en la relajación vascular”.

Sin embargo, existe otro compuesto fenólico presente en la piel de las uvas rojas que lo hace tan especial a la hora de quemar grasa y, además, según Antolín, “evitar la aparición de la enfermedad del Alzheimer”: el resveratrol.

El vino tinto contiene resveratrol, un antioxidante que se encuentra en los frutos rojos y que convierte la grasa blanca en grasa beige, el tejido que quema calorías”

Pero, ¿cómo funciona?

Según el estudio de la Universidad de Alberta, liderado por el doctor Jason Dyck, el resveratrol tiene un gran poder antioxidante es capaz de mejorar el rendimiento físico, la función cardíaca y la fuerza muscular de la misma forma en que mejoran tras una hora de entrenamiento.

Los investigadores consiguieron demostrar que la capacidad de resistencia en ratas cuya dieta incluía resveratrol era mayor tras un programa de entrenamiento de 12 semanas. Un descubrimiento positivo para aquellas personas que, por el motivo que sea, no pueden realizar ejercicio. Ya que, como asegura el doctor Dyck, “el antioxidante imita los beneficios de hacer deporte”.

El cuerpo consume más calorías

Frutas como las uvas o las moras permiten convertir la grasa blanca en grasa parda
Frutas como las uvas o las moras permiten convertir la grasa blanca en grasa parda (Getty)

Uno de los motivos por el cual el vino podría contribuir a tener peso saludable es que la digestión de la bebida implica que el cuerpo consuma más calorías. No obstante, este efecto del resveratrol es mayor en mujeres que en hombres.

Según la doctora Jana Klauer, experta en nutrición clínica, “las mujeresproducen menor cantidad de enzimas que metabolizan el alcohol que los hombres, así que para digerirlo deben seguir produciéndolas, lo que obliga al cuerpo a quemar más energía”.

El efecto del resveratrol es mayor en mujeres que en hombres, pues las mujeres producen menor cantidad de enzimas que metabolizan el alcohol”

El estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Estatal de Washington, consiguió evidenciar que frutas como las uvas o las moras permiten convertir, produciendo calor, la grasa blanca -que almacena energía en forma de grandes gotas de grasa- en grasa beige o marrón, que tiene gotas mucho más pequeñas y que es conocida por ser activa y quemar calorías.

Gráfico de la investigación del Havard Medical School, correspondiente a las mujeres menores de 50 años. En el eje vertical el cambio de peso. El peso entre las consumían 30 gr de alcohol al día se mantuvo más estable
Gráfico de la investigación del Havard Medical School, correspondiente a las mujeres menores de 50 años. En el eje vertical el cambio de peso. El peso entre las consumían 30 gr de alcohol al día se mantuvo más estable

La investigación descubrió que, tras alimentar a ratas con un 0,1% de resveratrol, estas fueron capaces de transformar su exceso de grasa blanca en grasa beige.

Según el profesor en Ciencias Animales, Min Du -líder de la investigación-, “el resveratrol puede mejorar esta conversión y, de este modo, se puede prevenir parcialmente la obesidad”.

Sin embargo, el doctor Min Du advierte de que han tomado el resveratrol como representante del grupo de sustancias químicas al que pertenece este componente, conocido como polifenoles, todos ellos responsables de estos beneficios. “Se puede aumentar la ingesta de polifenoles incrementando la cantidad de fruta en la dieta”.

No obstante, se obtienen más beneficios del resveratrol comiendo más fruta; muchos de los polifenoles se pierden en el proceso de producción del vino”
MIN DU

Coordinador de la investigación de la Washington State University

Estas sustancias químicas, dice, “están especialmente presentes en los arándanos, las frambuesas, las fresas, las uvas y las manzanas”.

De hecho, los vinos de uva merlot o cavernet sauvignon (uvas tintas) contienen una pequeña parte de la cantidad de resveratrol y otros polifenoles que se encuentran directamente en las uvas. “Muchos de los polifenoles beneficiosos son insolubles y se filtran en el proceso de producción del vino”.

El resveratrol actúa sobre los radicales libres que dañan las células”

SARA ANTOLÍN, Nutricionista

Aunque todavía está por descubrir cómo el resveratrol consigue prevenir la obesidad, la evidencia científica apunta a que el motivo podría estar relacionado con los flavonoides.

Según la nutricionista consultada por este periódico, “los compuestos fenólicos presentes en la uva roja se dividen en dos: flavonoides y no flavonoides”. En estos últimos, explica Antolín, se encuentra el resveratrol, “que actúa sobre los radicales libres que dañan las células y tiene un efecto neuroprotector”.

Efecto del consumo de alcohol en la variación de peso en las mujeres mayores de 60 años que participaron en el estudio del Harvard Medical School
Efecto del consumo de alcohol en la variación de peso en las mujeres mayores de 60 años que participaron en el estudio del Harvard Medical School

Además, según un estudio en llevado a cabo por instituciones como la Escuela de Salud Pública Chan (Boston) y Harvard, explica que los flavonoides ayudan a nuestro cuerpo a no ganar peso.

Para esta investigación, se estudió la dieta, el ejercicio y el estilo de vida de 124.000 personas de mediana edad y mayores. Aquellos que seguían unadieta alta en alimentos con flavonoides mantenían su peso mejor que aquellas personas que no lo hacían. Algunas de las primeras, incluso, perdieron peso.

Escena de recolección de uvas para vino en el antiguo Egipto, en una imagen de la tumba de Nakht
Escena de recolección de uvas para vino en el antiguo Egipto, en una imagen de la tumba de Nakht
La ingesta moderada de vino podría servir de ayuda a personas con sobrepeso o con otros desajustes metabólicos”

A las mismas conclusiones sobre el peso llegaron dos investigaciones: una de las universidades de Florida y Nebraska , y otra de la Universidad de Oregón . Ambas apuntan a que la ingesta moderada de vino podría servir de ayuda a personas con sobrepeso o con otros desajustes metabólicos, puesto que les ayuda a quemar grasa mejor.

Sin embargo, en este caso, el componente del vino responsable de este hallazgo no sería el resveratrol, sino al ácido elágico. Este polifenol ha demostrado disminuir de forma dramática la existencia de células grasas y la formación de nuevas, además de impulsar el metabolismo de los ácidos grasos presentes en las células del riñón.

Otros estudios encontraron otro polifenol presente en el vino que intervendría en la pérdida de peso: el ácido elágico”

Así pues, con la comunidad científica de nuestra parte, es seguro decir que disfrutar de dos copas de vino tinto al día nos ayudarán a la hora de quemar grasa, a la vez que cuidamos de nuestra salud. No obstante, conviene recordar, como dice Antolín, que “siempre ha de beberse de forma moderada, ya que en exceso el efecto será el contrario”.

Vía: lavanguardia.com

 

Dejar respuesta