Vino Cru Marí, las texturas del atardecer

0
239

Eduard Pié es un observador que sabe cómo convertir en vino los aromas de su tierra en Bonastre: arcilla, rocas de cal, monte bajo y brisas del mar.

ESTÁ SENTADO frente al Mediterráneo, casi a 200 metros de altitud. El viento sopla de levante y transporta sal, frescura y los aires del monte cubierto de orégano, tomillo y lavanda. Anochece a las espaldas de Eduard Pié, el viñatero, y el mar y la copa tienden ante sus ojos un puente de invisible inmortalidad, un puente hecho de matices de rojo y violeta, entre el madroño y las picotas, con una pincelada de amarillo: ¿recuerda el olor del campo tras la cosecha del trigo? El vino Cru Marí huele a bizcocho con cerezas, a rastrojos tras la siega y a la caída de la noche en el campo. Es tánico y algo agreste, pero luce su rusticidad y sus aires payeses con orgullo y moderación. Es un vino de verano, de susurros y charla relajada en la era, tras el duro trabajo. Mientras, a lo lejos, se oyen las risas de la chiquillería y el rumor de la naturaleza cuando empieza ya a recogerse.

Ficha técnica
Cru Marí Xarel·lo Vermell 2011. Bodegas Sicus Terrers Mediterranis
100% Massís de Bonastre (sin DO). Espumoso rosado de 11,5% de alcohol, hecho con uva xarel·lo roja, ecológica. Fermenta el mosto en acero inoxidable y, ya vino, hace la segunda fermentación en botella, en la que pasa 45 meses. Degollado en agosto de 2015.
Precio: 21,90 euros.

Sensaciones
Este vino abre los cajones de mi memoria. Están llenos a rebosar de los olores del campo, de las frutas que han madurado en el árbol, de cine clandestino al aire libre, de libertad espontánea y de luciérnagas.

A través del cristal
Bandeja metálica esmaltada en celeste de India & Pacific. Botella y copas de cristal hechas a mano de la serie Atlantis, de Vista Alegre.

 

Dejar respuesta