Codorníu refuerza su segmento ‘premium’ con Ars Collecta

0
39
  • La bodega obtiene tres de las 15 calificaciones de Cava de Paraje Calificado

  • La colección se completa con el exclusivo 457, el cava más caro de la historia

  • La compañía es optimista y confía en que no se produzca ningún boicot al cava

 

Codorníu ha presentado la segunda añada de su colección de cavas de alto prestigio Ars Collecta compuesto con el emblemático Jaume Codorníu, el 457 y tres cavas de Paraje Calificado -La Fideuera, El Tros Nou y La Pleta-. El director general de la bodega, Javier Pagés, destaca el valor de los tres cavas de paraje calificado de Codorníu, ya que esta distinción, otorgada por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, es exclusiva para los cavas elaborados con uvas de un paraje determinado, con condiciones edáficas y microclimáticas propias y que junto con su calidad en su producción han generado un cava de características singulares y que sólo poseen 15 cavas de toda España, tres de ellos los mencionados de Codorníu.

Para la firma de la familia Raventós la obtención de las tres calificaciones de paraje calificado es muy significativo porque es un reconocimiento a la labor de I+D que realiza el equipo de enólogos que dirige Bruno Colomer. La Fideuera, El Tros Nou y La Pleta son tres cavas con un envejecimiento de más de 90 meses que expresan la fuerza y la singularidad del suelo y del clima donde nacen: “Codorníu ya hacía grandes cavas, pero en 2006 el grupo Codorníu quería hacer algo diferente y Ars Collecta es un ejemplo de esto, pero no el único. Con este proyecto queríamos hacer vino fruto de la tierra y con un toque de genio, con la complejidad que aporta la crianza y también notas de fruta y acidez”, ha dicho Pagés durante su presentación.

La bodega ha presentado también el cava 457, un ‘coupage’ de los tres parajes calificados que toma el nombre del número de vendimias que la firma acumulaba en 2008 desde el año de su fundación, en 1551. Es “la joya de la corona y el cava más caro de la historia, puesto que su precio ronda los 175 euros, elaborado a partir de un Pinot Noir, un Xarel·lo procedente del Penedès y un Chardonnay de Costers del Segre”, todas fincas de Codorníu.

La colección que se inició el año pasado con vinos que han necesitado más de una década de gestación, aunque inicialmente no fue diseñada con tal objetivo, sí ha conseguido obtener cavas de gran prestigio, en la gama alta, en la que la firma tiene una clientela fidelizada. La misma a la que se debe y por la que seguirá trabajando ya que “el cliente busca un producto de calidad y entendemos que los consumidores son fieles a la marca y haremos todo lo posible para que sigan consumiéndola”, ha declarado el director general de Codorníu Raventós, la marca que la semana pasada decidió trasladar su sede social de Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona) a Haro (La Rioja) por la situación política en Cataluña.

De la misma, Javier Pagés ha asegurado que es “optimista” y que confía en que, a pesar de las dificultades, “las cosas se arreglarán y no se dañará la economía”. Ha insistido en que el traslado se realizó por motivos económicos, para dar seguridad y estabilidad al negocio y que se trata de un cambio temporal si la situación se reconduce.

Dejar respuesta