Que es el retrogusto del vino

0
490

El retrogusto del vino es uno de los conceptos que pueden resultar más complicados de entender en una fase de cata de vinos o degustación. Tal vez no tanto de entender pero si de saber interpretar e identificar.

Seguro que has oído hablar del retrogusto en multitud de ocasiones pero ¿Sabrías explicar ahora mismo qué es? ¿A qué hace referencia? ¿Cómo se describe en una cata? ¿Cómo se mide? ¿Qué aspectos debemos tener en cuenta? ¿Es lo mismo que retronasal? ¿Lo tienen todos los vinos? ¿Se llama igual en todos los eventos vinícolas?…

Si eres de los que tiene curiosidad por conocer exactamente qué es el retrogusto y qué abarca este tecnicismo estás en el blog de vinos adecuado. ¿Nos acompañas?

El retrogusto del vino

Si al hablar de este tecnicismo estás pensando en palabras como postgusto, bouquet interno o “dejo”(utilizado en países de latinoamérica), hemos de decirte que no estás equivocado, son diferentes terminologías para hacer diferencia al mismo concepto. Pero lo que importa es sus significado: ¿Qué es?

retrogusto-vino-wine-to-you

Son el conjunto de aromas, sensaciones y/o expresiones del vino que deja en la boca, la garganta y las fosas nasales una vez que lo hemos tragado o ingerido..

Para winelovers curiosos

Ya tenemos la base y podría ser suficiente para refrescar la memoria o para entender el tecnicismo de forma genérica. Sin embargo, quedarnos aquí sería un poco injusto con un concepto que puede dar tanto a la hora de entender y valorar un vino. Por ello te dejamos una serie de pautas y curiosidades:

  • Todos los vinos tienen retrogusto. Sin embargo, unos lo tienen más pronunciado y duradero que otros.
  • A la hora de describir el retrogusto en una cata o degustación debemos comenzar diciendo si éste es largo, medio o corto. Esto influye a la hora de comprar un vino y es que para muchos winelovers un retrogusto largo puede hacer que el vino sea pesado si se quiere beber varias copas y agradable para otros que sólo quieran una copa o simplemente les gusten vinos cuya persistencia en boca sea pronunciada.
  • El siguiente paso para describirlo puede ser indicar si es agradable o no (muchos defectos del vino pueden apreciarse gracias a la sensación que deja en la boca una vez tragado).
  • Para marcar la duración de este concepto se utilizan las caudalías (medidas en segundos). Una caudalía corresponde a un segundo de postgusto.
  • El último paso es obtener los aromas que se desprenden en esta fase de cata.
  • Los vinos equilibrados y maduros acostumbran tener un retrogusto largo, agradable y persistente. Aunque no quiere decir que todos lo tengan (hay vinos equilibrados y maduros de gran calidad con un bouquet interno corto y no tan persistente o intenso).

Dejar respuesta